Las hojas

 

 

Las plantas utilizan sus hojas para recoger la energía del Sol con la que producen azúcares y otras sustancias. A través de las hojas, también transpiran vapor de agua lo que permite la circulación de la savia por su interior.

Hay hojas para todos los gustos y colores. Simétricas, ovaladas, lobuladas, palmeadas, dentadas... Finas, en forma de aguja o carnosas. Lisas, rugosas o aterciopeladas. Rojizas, amarillas, verdes, azuladas... Las hay simples y compuestas, de pequeño y gran tamaño.

Algunas plantas tienen siempre sus hojas mientras que otras las pierden en la época de frío, son distintas estrategias para el mismo fin: la supervivencia.

hojas2