Los tallos

 

 

El tallo es la parte de la planta que le da estructura y rigidez, la protege de las condiciones ambientales adversas y del ataque de animales y hongos.

Su corteza, como una piel que rodea a la planta, puede ser leñosa, flexible, carnosa, estar cubierta de espinas... Algunas son suaves y finas mientras otras son gruesas y rugosas.

Los troncos de los árboles son como páginas de un libro de historia, crecen formando anillos concéntricos de color claro y oscuro. Cada pareja de anillos corresponde a un año de vida del árbol. Contándolos podemos saber su edad, así como algunas características climáticas y ecológicas de cada año. Los anillos espaciados indican que allí el crecimiento fue más rápido mientras que si están apretados el crecimiento fue más lento en ese periodo. Acontecimientos como un incendio o enfermedades que afecten al árbol también queda plasmados en el aspecto y espesor de los anillos.

En primavera, con el desarrollo de nuevos brotes, los vasos leñosos del tronco forman una capa de células anchas que originan un anillo claro por donde circula savia hacía las zonas de crecimiento. Durante el verano se forma una nueva capa de células estrechas que originan un anillo oscuro que aumenta la rigidez del tronco.

Los árboles de regiones tropicales no presentan anillos al no existir estaciones tan diferenciadas como ocurre en las regiones templadas.

tallos2