Suelos del bosque

 

 

Los suelos se forman a partir de una roca "madre" como resultado de la combinación de procesos físicos, químicos y biológicos. Están constituidos por varias capas llamadas horizontes que son diferentes unos de otros en composición, color, textura y actividad biológica. La superposición de ellos forma el perfil del suelo.

El suelo es un elemento fundamental para la estabilidad de los ecosistemas ya que permite el desarrollo de la vegetación y mantiene la diversidad biológica. Los suelos no son estáticos, sino que evolucionan con el tiempo, bien hacia una mayor complejidad en su estructura y productividad, bien hacia estructuras más simples y frágiles. Aunque estos cambios se producen de manera natural con las variaciones del clima,  algunos usos del suelo o actividades humanas pueden favorecer la erosión y provocar un empobrecimiento biológico y la pérdida de la tierra fértil.
suelos