Lluvia de estrellas Perseidas

Agosto 2006

 

 
  • Ver galería
Lluvia de estrellas "Perseidas"

Esta noche y la de mañana podrá contemplarse en el cielo uno de los fenómenos astronómicos más populares, se trata de la lluvia de estrellas 'Perseidas' también conocidas como lágrimas de San Lorenzo.

Como cada año, el mes de Agosto es proclive a la observación del cielo nocturno debido a un fenómeno astronómico muy popular en estas fechas estivales, la lluvia de estrellas de las Perseidas o también llamadas "lágrimas de San Lorenzo".

Las lluvias de estrellas se deben al paso de la Tierra, en su órbita alrededor del Sol, por una zona en la que hay restos desprendidos de un cometa cuando se encontraba en las proximidades del astro rey, en el caso de las Perseidas, el cometa es el llamado Swift-Tuttle. Estos restos cometarios en forma de partículas, meteoroides, colisionan con las moléculas del aire presentes en la atmósfera terrestre a gran velocidad, produciendo una luminosidad de mayor o menor intensidad que es observable por nuestros ojos. La mayor parte de los meteoroides se desintegran antes de llegar al suelo terrestre, aunque algunos pueden llegar a caer de forma sólida, denominándose meteoritos.

La observación del fenómeno está muy supeditada a las condiciones lumínicas del lugar donde nos encontremos, es necesaria una oscuridad casi total para visualizar un gran número de estas "estrellas fugaces". Este año, las Perseidas se verán muy mermadas debido a la presencia de la Luna, que en las noches de máxima actividad, las madrugadas del viernes 11 al sábado 12 y del sábado 12 al domingo 13, estará menguante, prácticamente llena, por lo que el cielo estará muy iluminado. No obstante, si nos damos prisa, antes de que salga la Luna por el horizonte, sobre las 23 horas, podemos observar los llamados rozadores, que son partículas que penetran en la atmósfera de forma muy rasante sobrevolando el cielo, generalmente, de norte a sur, cuando la constelación de Perseo, el radiante -de donde provienen todas las partículas de las Perseidas-, está muy baja en el horizonte. Para poder verlas hemos de tumbarnos o sentarnos con la espalda reclinada mirando hacia el noreste, y con paciencia seguramente veremos algunas. Cuando la Luna esté visible, el radiante estará muy alto en el horizonte y no será posible verlas, ya sólo nos quedará localizar, con suerte, alguna estrella fugaz brillante.

Este año la luna prácticamente llena nos impide disfrutar al máximo de este espectacular fenómeno de la naturaleza, tendremos que esperar al año que viene para que nuestro satélite nos permita observarlo en mejores condiciones.