El Parque de las Ciencias recibe el total de la aportación europea para el BioDomo

21/11/18  

El Parque de las Ciencias recibe el total de la aportación europea para el BioDomo

La construcción del acuaterrario ha recibido 10,7 millones de euros de Fondos Europeos de Desarrollo Regional (FEDER)  

Se consolida como un motor económico con la creación de una veintena de puestos de trabajo directos, más los indirectos asociados a su funcionamiento  

portada
  • Ver galería

El Parque de las Ciencias ha recibido el total de la aportación europea concedida para la construcción del BioDomo. El acuaterrario, que desde su inauguración en julio de 2016 ha sido visitado por 475.216 personas, ha recibido 10,7 millones de euros de los Fondos Europeos de Desarrollo de la Unión Europea. Una cantidad algo superior a la prevista por la efectiva gestión, justificación y ejecución de los mismos por parte del museo.

La apertura de esta instalación ha tenido un impacto económico muy positivo en Granada con la creación de 20 puestos de trabajo directos, más los indirectos asociados a su funcionamiento, y constituye además un nuevo recurso para la oferta de ocio cultural en Andalucía, que refuerza la propuesta turística de la región contribuyendo a generar riqueza y desarrollo económico en su entorno.

El museo tiene larga experiencia en la gestión de Fondos FEDER. La construcción de la 3ª y 4ª fases del museo fue financiada en gran parte con ayuda europea. Es precisamente la buena gestión de esas ayudas lo que ha favorecido la concesión de la partida presupuestaria para afrontar la creación del BioDomo. Una efectitividad que la Unión Europea ha reconocido en diversas ocasiones, como en el año 2009 cuando el museo fue elegido por el Parlamento Europeo como modelo de buenas prácticas en ejecución de Fondos FEDER.

Durante este periodo el BioDomo se ha mostrado como un espacio vivo, donde las especies animales y vegetales se han ido adaptando, con diferentes ritmos atendiendo a su naturaleza. Además, en los últimos meses se han incorporado nuevas especies como el mono Tití de cara blanca, el faisán dorado y el turaco violáceo.

También se han consolidado los proyectos de conservación apoyados por el BioDomo, como el que se está desarrollando en Madagascar junto a la Fundación Agua de Coco y Bel Avenir para la educación de la población local en la gestión sostenible del manglar, la protección de especies botánicas endémicas y la construcción de un centro de acogida de lémures y el que se ha realizado con la sociedad Arco-Nepal para mantener un centro de cría para tortugas amenazadas en Nepal.

La vertiente educativa de este espacio se ha materizalizado, entre otras propuestas, en la ampliación de los talleres y su programación ante la gran demanda del público. ‘Colores y formas de los insectos’, ‘La tierra inquieta cambia la biodiversidad’; y ‘El Ingenio de las plantas’, son algunas de las experiencias con las que pueden disfrutar los visitantes en diferentes horarios de martes a domingos. A estos se le suman los talleres autónomos que pueden realizar todos los que recorran estas instalaciones. ‘Huellas y rastros: ¿quién ha pasado por aquí?’; ‘Huellas y rastros: plumas y egagrópilas’; ‘Con la casa a cuesta’; ‘Las arenas de las playas’ y ‘Unas carnívoras con trampas’ son las actividades propuestas.

En investigación, otro de los pilares del BioDomo, se han desarrollado varios proyectos en colaboración con la Universidad de Granada, dentro los bioterios e instalaciones de este pabellón, como el estudio de la fauna edáfica en instalaciones tropicales. También se han llevado a cabo investigaciones sobre bienestar en peces a través del tegumento de la piel de los peces que es un buen indicador de salud de estos animales. En el ámbito de la botánica, se desarrolla un proyecto en flora de helechos antiguos de Andalucía.

El BioDomo conecta temáticamente con otras infraestructuras del Parque de las Ciencias dedicadas a la educación ambiental, como son el Mariposario Tropical, las Rapaces en Vuelo, el Centro Andaluz de Medio Ambiente, los Recorridos Botánicos, la Sala Biosfera o el Pabellón Darwin.