Se adelanta la recogida de la aceituna en el Parque de las Ciencias

26/11/19  

Se adelanta la recogida de la aceituna en el Parque de las Ciencias

El museo y la Fundación Caja Rural Granada han organizado una actividad educativa para aproximar a los visitantes al proceso de recogida de la aceituna y la obtención del aceite de oliva  

aceituna2019
  • Ver galería

El Parque de las Ciencias ha iniciado hoy su particular temporada de la aceituna. El museo ha abierto al público una actividad de divulgación que realiza cada año con el patrocinio de Fundación Caja Rural: la recogida de la aceituna de los olivos centenarios que, junto a la Almazara de mediados del S. XX y el empiedro del S. XVIII, forman el Área Etnobotánica.

Durante toda la mañana visitantes del museo han participado en esta actividad en la que han podido observar en directo y colaborar en la recogida de este fruto, a la par que han intercambiado opiniones y experiencias y resuelto sus dudas con los responsables del olivar y de la Almazara que han dirigido la jornada.

También han tenido la oportunidad de dialogar con científicos y conocer los efectos saludables que tiene el consumo del aceite de oliva. La investigadora del Departamento de Fisiología y Bioquímica de la Nutrición Animal del CSIC, Isabel Seiquer, ha expuesto algunos de los resultados de su grupo de investigación en relación al análisis de las propiedades antioxidantes de los alimentos en general y el aceite de oliva en particular, resaltando los beneficios que aporta a nuestra salud.

Además, un grupo de escolares y profesores del Colegio Caja Granada ha participado en una actividad sensorial organizada por el Departamento de Educación y Actividades del Parque de las Ciencias, una novedad respecto a años anteriores, a través de la cual han tenido la oportunidad de aprender a distinguir las cualidades olfativas, gustativas y visuales de tres variedades diferentes de aceite de oliva.

Esta iniciativa ha ofrecido una visión global de todos los aspectos científicos, sociales, culturales y económicos que giran en torno al aceite de oliva y su producción.

Para la organización de este programa de difusión del patrimonio material e inmaterial del olivar, el Parque de las Ciencias cuenta con la colaboración de la Fundación Caja Rural Granada, que apoya durante todo el año las acciones educativas y de comunicación impulsadas por el museo para poner en valor la cultura del aceite y mostrar el desarrollo científico y tecnológico que conlleva.

En la actividad han estado presentes la responsable de la Fundación Caja Rural Granada, Poli Servián; la delegada territorial de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Virginia Fernández; y el director del Área de Ciencia y Educación del Parque de las Ciencias, Javier Medina.

Poli Servián ha subrayado la relevancia que tiene para Fundación Caja Rural patrocinar esta actividad, al tratarse de una entidad “vinculada al mundo de la agricultura desde su creación”. Asimismo, ha manifestado la “satisfacción” de la Fundación por colaborar en este programa que se suma a otras iniciativas que ya desarrollan para la promoción del valor cultural, económico, social y científico del sector olivarero, como la organización de cursos, conferencias, jornadas o la edición de publicaciones especializadas.

Virginia Fernández ha destacado, por su parte, la labor de divulgación que el museo realiza en una materia “tan importante para la economía de Andalucía” como es la recogida de aceituna y la producción de aceite de oliva.

El director del Área de Ciencia y Educación del Parque de las Ciencias, Javier Medina, ha puesto en valor el componente de salud, recordando que el aceite de oliva “es elemental para la dieta sana”, por lo que los escolares deben conocerlo y saber diferenciarlo.

La cosecha

La cosecha de aceitunas del Parque de las Ciencias superó la temporada anterior los 500 kg. Una vez han sido recogidas las aceitunas se molturan de forma individualizada en una almazara, de manera que el aceite que se obtiene procede exclusivamente de los olivos del museo. Esta producción limitada se envasa y puede adquirirse en la tienda del Parque de las Ciencias. Los distintos sistemas de recogida: manual, vareo, mecánico; el grado de maduración de la aceituna o el rendimiento y calidad del fruto son algunos de los aspectos que se han abordado durante el proceso de recogida. Los asistentes también han tenido la oportunidad de ver una almazara en funcionamiento y han conocido, de esta forma, el proceso mecánico y de prensado en frío para la obtención del aceite.

Durante la jornada se ha invitado a los visitantes a participar en las tareas del vareo y en la recogida posterior del fruto para aprender en primera persona cómo se realiza este trabajo. Al mismo tiempo han conocido vocabulario propio del cultivo del olivo como el nombre de los aperos que se emplean en la labor.

La actividad ha incluido también visitas guiadas a la Almazara. Se trata de una pieza de patrimonio industrial que fue cedida por la familia Martín Martín y que estuvo en uso hasta el año 1972 en Padul. Para mostrarla al público, se realizó una restauración funcional que ha permitido que los visitantes vean en directo cómo se obtenía el aceite en una Almazara con tecnología que estuvo en uso hasta mediados del siglo XX.

Las visitas guiadas a la Almazara se organizan durante todo el año: en verano, de martes a sábado a las 11.30 h y a las 17.30 h, y los domingos a las 11.30 h; y en invierno, de martes a sábado a las 13.30 h y a las 16.30 h, y los domingos a las 13.30h.

En esta actividad se da a conocer el proceso de producción del aceite: la aceituna llega a la Almazara y en primer lugar se limpia, después pasa al tornillo sinfín y de ahí al empiedro o molino donde se tritura hasta conseguir una masa; que pasa a la batidora donde se mejoran las condiciones de extracción del aceite y finalmente acabará en la prensa. De esta primera prensada se obtiene el aceite virgen extra. La jornada se ha completado con una sabrosa degustación de pan con aceite.

El Área Etnobotánica, además de tener un valor educativo que permite conocer un cultivo y una actividad arraigada en nuestra historia, es una muestra de conservación del patrimonio, tanto natural, ya que todos los olivos cuentan con más de 100 años, como industrial y preindustrial, con la exposición y puesta en valor de la almazara y del empiedro de tracción animal del siglo XVIII.